Mioma uterino

 Descripción :
Los miomas uterinos (MU) son masas anormales de tejido muscular que se encuentran en el útero. Están presentes en aproximadamente el 70% de las mujeres, especialmente entre los 30 y los 50 años, y corresponden al tumor benigno más frecuente en el sexo femenino. En general tienen una forma esférica, son bien delimitados, de tamaño variable y pueden encontrarse en forma única o múltiple. En muchos casos los MU son asintomáticos, pero pueden presentarse con alteraciones en la menstruación, dolor, sensación de peso, problemas urinarios y/o rectales. Frecuentemente no requieren terapia, pero deben ser tratados en caso de complicaciones o de aparición de síntomas recurrentes. Existen distintos tipos de miomas que se clasifican según su localización: subserosos (capa externa del útero) 55% de los casos, intramiometriales (en el espesor de la pared uterina) 40% de los casos, submucosos (desde la pared a la cavidad uterina) 5% de los casos, pediculados (fuera del útero) e intraligamentosos (dentro del ligamento ancho).
 
Causas :
La causa exacta que origina los MU no está bien establecida, sin embargo, hay evidencias que demuestran que requieren de estrógenos para su crecimiento.
 
Signos y Síntomas más frecuentes :
Cerca del 50% de los miomas no presenta síntomas. En el resto de los casos los síntomas iniciales son sensación de peso en el abdomen, distensión abdominal, dolor durante la menstruación, sangrado menstrual abundante (a veces con coágulos), reglas irregulares, dolor pélvico.
 
Diagnóstico :
Es necesario realizar un examen pélvico manual y una ecografía ginecológica transvaginal (si es posible). En casos excepcionales, se podrá complementar con un scanner y/o resonancia magnética.
 
Tratamiento :
Los tipos de tratamiento dependen de la gravedad de los síntomas, la edad, la presencia de embarazo, el deseo de embarazo, la salud y las características del mioma: tamaño y número de miomas. La mayoría de las veces no se requiere tratamiento específico, sino sólo controles periódicos. En casos más graves o sintomáticos se deben utilizar inhibidores estrogénicos para disminuir el tamaño del mioma y posteriormente indicar cirugía. El tipo de intervención quirúrgica se elige de acuerdo a las características de cada persona.
 
Se debe hacer :
Recurrir al médico en caso de que se presentan alteraciones de la regularidad o cantidad de flujo menstrual.